La suma de pequeñas voluntades

consigue grandes resultados”

Baudelaire

 

La educación es el resultado del esfuerzo conjunto de la familia, de cada alumno/a y de la institución escolar. Los padres y madres que participan activamente en el proceso educativo de sus hijos, tanto en la escuela como en el hogar, proporcionan el apoyo esencial, la ayuda y los valores que son cruciales para que el alumno o alumna perciba la importancia de la educación.

La participación de los padres y madres de manera activa y regular aumenta significativamente el potencial de sus hijos e hijas para obtener éxitos académicos. Las familias juegan un papel fundamental en todo el proceso educativo de sus hijos e hijas y, como parte importante de la comunidad escolar, tienen derechos que les vienen dados por las propias leyes educativas, sin embargo, tener derechos implica asumir responsabilidades. El objetivo de este Protocolo es informar a las familias de sus derechos y responsabilidades e implicarlas en su cumplimiento.

Derechos del menor

  1. El niño tiene derecho a recibir educación que será gratuita y obligatoria.

  2. El niño, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, necesita afecto y comprensión. Siempre que sea posible, deberá crecer al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres y, en todo caso, en un ambiente de afecto y de seguridad moral y material.

  3. El niño tiene derecho a crecer y desarrollarse en condiciones saludables garantizándole alimentación, higiene, descanso, vivienda, ocio y servicios médicos adecuados.

  4. El niño tiene derecho a que se respete el desarrollo de su autonomía facilitándole la estimulación sensorial, la exploración física y sensorial y la mediación necesaria.

  5. El niño tiene derecho a conocer las normas que rigen el funcionamiento de los distintos grupos sociales para su propia seguridad como garantía de socialización.

La educación del menor deberá estar encaminada a:

  1. Desarrollar la personalidad, las aptitudes y la capacidad mental y física de éstos hasta el máximo de sus posibilidades.

  2. Inculcar el respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales y los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas.

  3. Inculcar el respeto a su familia, a su propia identidad cultural, a su idioma y a los valores del país en que vive, del país del que sea originario y a las civilizaciones distintas de la suya.

  4. Prepararle para asumir una vida responsable en una sociedad libre, con espíritu de comprensión, paz, tolerancia, igualdad de los sexos y respeto entre todos los pueblos, grupos étnicos y creencias religiosas.

Derechos para las familias

Los padres o tutores, en relación con la educación de sus hijos o pupilos, tienen derecho:

  1. A que éstos reciban una educación, con la máxima garantía de calidad, conforme con los fines establecidos en la Constitución, en el Estatuto de Autonomía y en las leyes educativas.

  2. A elegir centro docente tanto público como privado.

  3. A participar en la organización, funcionamiento, gobierno y evaluación del centro educativo a través de los consejos escolares.

  4. A participar en el proceso de enseñanza y aprendizaje de sus hijos e hijas.

  5. A estar informados sobre el progreso del aprendizaje e integración socio-educativa de sus hijos e hijas, al menos después de cada evaluación, y del comportamiento de su hijo/a en el contexto escolar.

  6. A ser informados sin demora de la falta de asistencia de sus hijos/as al centro escolar.

  7. A que se les notifique con prontitud cualquier acto de indisciplina de sus hijos/as.

  8. A dar su autorización para la evaluación psicopedagógica y recibir información de los resultados correspondientes.

  9. A recibir información sobre la actividad escolar y servicios educativos que se prestan desde el centro.

  10. A recibir información sobre las normas del centro que sus hijos e hijas deben cumplir (normas de asistencia, procedimientos para conectar con tutores u otro personal del centro...), sobre el Reglamento de Organización y Funcionamiento y las normas de convivencia.

  11. A entrevistarse con el tutor/a o cualquier profesor/a a través de los cauces que establezcan las normas de funcionamiento del centro.

  12. A conocer el Proyecto Educativo y participar en los procesos de elaboración y seguimiento del mismo.

  13. A conocer el Proyecto Curricular del centro.

  14. A ser oídos en aquellas decisiones que afecten a la orientación académica y profesional de sus hijos e hijas.

  15. A asistir a cuantas actividades de formación se organicen en el centro: escuelas de padres, cursos, talleres, charlas,…

  16. A ser tratados con cortesía y respeto por todo el personal del centro escolar.

  17. A que sus hijos/as reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

  18. A participar en Asociaciones de madres y padres de alumnos y en el consejo escolar.

  19. A reunirse con otros padres y madres en el centro, siempre que sea puesto en conocimiento de la dirección del mismo.

Responsabilidades de las familias

Así mismo, como primeros responsables de la educación de sus hijos o pupilos, corresponde a las familias:

  1. Satisfacer las necesidades básicas de cuidado, aseo, descanso, nutrición afecto, ayuda y educación emocional.

  2. Desarrollar en sus hijos e hijas conductas de autonomía y responsabilidad.

  3. Velar por la educación de los hijos menores no emancipados, debiendo educarles y procurarles una formación integral. En este sentido, si los padres no cumplen con el deber de obligar a sus hijos a asistir al colegio, estarían incumpliendo sus deberes de protección hacia ellos, colocándolos en situación de riesgo acreditativa de intervención desde los servicios sociales.

  4. Adoptar las medidas necesarias, o solicitar la ayuda correspondiente en caso de dificultad, para que sus hijos e hijas cursen las enseñanzas obligatorias y asistan regularmente a clase.

  5. Justificar, con la debida oportunidad, las faltas de sus hijos, presentando el certificado médico o el correspondiente justificante en los plazos que determine el centro.

  6. Proporcionar, en la medida de sus disponibilidades, los recursos y las condiciones necesarias para el progreso escolar.

  7. Estimularles para que lleven a cabo las actividades de estudio que se les encomienden.

  8. Participar de manera activa en las actividades que se establezcan en virtud de los compromisos educativos que los centros establezcan con las familias, para mejorar el rendimiento de sus hijos/as.

  9. Conocer, participar y apoyar la evolución de su proceso educativo, en colaboración con el profesorado del centro.

  10. Fomentar el respeto por todos los componentes de la comunidad educativa.

  11. Respetar y hacer respetar las normas establecidas por el centro, la autoridad y las indicaciones u orientaciones educativas del profesorado.

  12. Asistir con regularidad a las reuniones convocadas por la dirección, así como a las citas programadas por los tutores o profesores de sus hijos.

  13. Tratar directa y personalmente los problemas y quejas de sus hijos o hijas con el tutor/a, o en su caso, ante el profesor/a correspondiente.

  14. Abstenerse de hacer comentarios difamatorios que menoscaben la integridad moral del personal que trabaja en el centro o que dañen la buena imagen del mismo.

  15. Facilitar la comunicación directa y personal con los profesores del grupo.

  16. Responsabilizarse de la seguridad de su hijo/s desde el domicilio familiar hasta el momento en que se produce la llegada al centro y viceversa.